martes, 1 de mayo de 2007

Submarino y los ojos


Sólo las siluetas confusas de los objetos
entre el mar negro.
El magíster de barro bebiendo su tiempo.
Iba dos horas mirando mi humo firuletear.
Ahora me doy cuenta:
yo llevaba el mismo tiempo
mirando el vitraux que usa por ojos.

"Veo la vida de color magenta claro por el sol.
Sin luz me veo a mi mismo". Inmóvil.

"Yo la veo a través de esta cortina.
Sin ella, la vivo." Yirando.

La habitación oscura.

Esquivo el submarino al abrir la ventana.
Le doy luz a esos cuencos al entrar el sol.
Somos muchos: dos.
Una mierda que mete miedo al mirar.
AG

1 comentario:

Onalem! dijo...

Delirante flasheo total esto :D