sábado, 15 de septiembre de 2007

Cabezas nunca frias






Tenía razón desde el campo..
el mundo siguió girando y yo soy un tronco q no se agarró. Y se fue, y no volvió s.




.
.
.
.

.
.
.
.
.









Ahora en este bosque sé que no somos pocos,
pero todos estamos enraizados, y somos árboles ciegos.





Por ahí q es verdad que el humano nace indeterminado.. es más, algunos nacen más indeterminados todavía. Y SÍ HAY un camino, pero no se lo ve. No es que se lo deba ver, pero se "ve".















ahí













.

2 comentarios:

Verito dijo...

Wow! Cuán vanguardista de tu parte! Lo leí un par de veces para entenderlo, la verdad, pero me re gusta. Viene en un momento bastante adecuado!

Agus R dijo...

Adri! hace mucho que no pasaba por aqui y la verdad que me sorprendiste! al igual que vero... wow!